VISITAR BRUSELAS

   


LA PUERTA DE HAL

   La Puerta de Hal, o Porte de Halle, es en realidad el único resto bien conservado de las murallas que en otra época rodeaban la ciudad de Bruselas.

En otros tiempo, la Puerta de Hal era un edificio fortificado situado en la muralla por la que se podía acceder al interior de Bruselas, si bien estas puertas de derribaron en el siglo XVIII al carecer de utilidad, utilidad que se le encontró a esta Puerta de Hal al ser utilizada como prisión.  

 

 

 


  La Puerta de Hal era el lugar de entrada a la ciudad de Bruselas, una puerta inexpugnable que permanecía cerrada por las noches impidiendo que nadie entrara o saliese de la ciudad hasta el albaEn la actualidad, la Puerta de Hal es utilizada a modo de museo, con explicaciones de como era la ciudad de Bruselas, sus murallas y como ingeniosos mecanismos de defensas la hacían  totalmente inexpugnable.  En su interior existen objetos pertenecientes a la historia de Bruselas, como armas, armaduras, trajes de época y grabados con escenas diversas sobre la vida en ella. 

  En la parte superior de la Puerta de Hal se puede contemplar una buena vista de la ciudad de Bruselas, y en su impresionante granero algunos días hay funciones de cuenta cuentos en los dos idiomas que conviven en armonía en Bruselas, el flamenco y el francés. 

  Para los que visiten la Puerta de Hall decirles que no olviden pasar junto a las taquillas a la "Sala de juegos", donde es posible coger diferentes piezas de una armadura y hacerse una idea de lo que tenía que ser llevar uno de estos aparatosos y pesados trajes de hierro.